Temptation

It’s so appealing, temptation. It searches us. It appeals to our secret wants. Our fears. We succumb. Slightly, then chronically. Knowingly or naively. We fall. Sometimes falling gives birth to wisdom, humility and new devotion. Sometimes it just makes more falling. Jesus faced epic temptation. It was all about power. His temptation is ours too. We have immense power.  Power to build or break. Power to be self-centered or other-centered. The tempter’s hope was to siphon off Jesus’ power for good. He knew distracted power is diminished power. And diminished power is ultimately surrendered power. Jesus found his way through temptation by remembering his role in God’s story. So must we. 

Matthew 4:11

Tentación
 

Es tan llamativa, la tentación. Nos busca. Llama la atención a nuestros deseos secretos. Nuestros miedos. Nos volvemos débiles. Ligeramente, y después crónicamente. Con conocimiento o ingenuidad. Caemos. A veces el caer le da vida al conocimiento, humildad y nueva devoción. A veces hace que más caigan. Jesús vivió una tentación épica. Se trataba de poder. Su tentación también es nuestra. Tenemos un poder inmenso. Poder para construir o romper. Poder para ser egoístas o pensar en los demás. La esperanza del que tienta era el minimizar el poder de Jesús para siempre. Él sabía que el poder distraído es poder disminuido. Y el poder disminuido es al final poder rendido. Jesús encontró su camino por medio de la tentación al recordar su papel en la historia de Dios. Así que debemos hacer lo mismo.

Mateo 4:11