Duplication

"An eye for an eye" is what Jesus grew up hearing. Somewhere along his life, it changed. Somehow he began rejecting "eye for eye" logic for this: "Turn your cheek. Go the extra mile. Love enemy." Could be, Jesus' shift came when he realized that "eye for eye" thinking must not dictate our response. Why? Because it makes the offender’s behavior the pattern. Jesus figured out that our devotion of duplication belongs to God, not an offender or enemy! And since our lineage and heritage is of God, our pattern in the face of offense — even hatred — must be Godly.

Matthew 5:38-48

Duplicación


“Ojo por ojo” es lo que Jesús creció escuchando. En algún momento de su vida, eso cambió. De alguna manera él comenzó a rechazar la lógica del “ojo por ojo” por esto: “Dale vuelta a tu otra mejilla. Ve el kilómetro extra. Ama enemigo.” Puede ser, el cambio de Jesús vino cuando se dio cuenta que el pensamiento de “ojo por ojo” no debe dictar nuestra respuesta. ¿Por qué? Porque hace que el comportamiento del ofensor sea el patrón a seguir. Jesús se dio cuenta que ¡nuestra devoción de duplicación le pertenece a Dios, no a un ofensor o enemigo! Y como nuestro linaje y herencia es de Dios, nuestro patrón en la cara de la ofensa — hasta el odio — debe ser de Dios.

Mateo 5:38-48